1003. Atrapasomnis / Atrapasueños

Sin título Hemos tardado un poco, obligaciones estudiantiles varias, ya me entendéis. Pero Elisabet y yo volvemos a la carga con nuestro proyecto 1000. Ya sabéis cómo va esto (y si no, yo os lo cuento!), yo hago una foto y Eli escribe lo que ella quiera. Inspirada por la imagen, claro. En este caso, es más especial que las otras veces porque en la fotografía sale ella misma! Y es que es parte de la sesión de fotos que le hice a finales de año (y de la que, por cierto, todavía tengo fotos que enseñaros!). Además, le tengo especial cariño a esta foto, me gusta mucho, me transmite un montón. Así que bueno, hechas las presentaciones, os dejo con la imagen y con lo que la artista de Eli ha sido capaz de inventar a partir de ella. Espero que os guste este 1003!

Sin título

Ni tan sols un tifó seria capaç d’endur-se la pau que regnava en aquella casa. Tot el silenci que havia sentit mai restava concentrat en aquell únic habitacle, apartat de tot el que l’amoïnava. Era el compàs d’aquella gotera el que l’incitava a avançar per aquell passadís humit ple de rajoles trencades a un ritme pausat però constant. Recordava la pluja com si es tractés d’un parent llunyà, que veus un o dos cops a l’any i que et reconforta retrobar-lo, tot i que no necessites veure’l gaire més. Es notava dins d’una capsa foradada, plena d’escletxes de llum que travessaven les parets i es filtrava fins a tocar-li la pell i irradiar-li de vida. Es trobava a l’ampit dels somnis, dubtosa de la dimensió en la que vivia. Era a la corda fluixa, com una equilibrista tantejant la frontera entre la dolçor del son i l’emoció de la realitat.

Text: Elisabet Suñé

~

Ni tan solo un tifón sería capaz de llevarse la paz que reinaba en aquella casa. Todo el silencio que nunca había sentido restaba concentrado en aquel habitáculo, apartado de todo lo que la preocupaba. Era el compás de aquella gotera lo que la incitaba a avanzar por aquel pasadizo húmedo lleno de baldosas rotas a un ritmo pausado pero constante. Recordaba la lluvia como si se tratara de un pariente lejano, al que ves una o dos veces al año y que te reconforta reencontrarlo, aunque no necesitas verle mucho más. Se creía dentro de una caja agujereada, llena de brechas de luz que atravesaban las paredes y se filtraba hasta alcanzarle la piel e irradiársela de vida. Se encontraba en el alféizar de los sueños, dudosa de la dimensión en la que vivía. Estaba en la cuerda floja, como una equilibrista tanteando la frontera entre la dulzura del sueño y la emoción de la realidad.

Texto: Elisabet Suñé

9 comments on “1003. Atrapasomnis / Atrapasueños

  1. mmmmm. estoy en un problemon, no me decido que me gusta mas, si la foto o el texto….creo que mejor no me decido, sencillamente geniales. jejej ;)

  2. Ella era rubia, esbelta y juguetona, y siempre había sido así. Un lustro formando pareja y a él seguían encandilándole sus rizos azafranados y su figura grácil, algo más curvilínea en invierno que en verano, al revés del mundo, pues era caprichosa hasta en las medidas cambiantes de su figura. Él percibía esas oscilaciones en el cuerpo de su amada con infalible ojo de tórtolo. Otros matices, en cambio, se le escapaban totalmente. No sabía nada del antiguo amante de ella, ni que ese hombre se plantaba frecuentemente muy cerca de su casa, ni mucho menos que, a veces, cuando ella estaba sola y no quería estarlo, en tardes lluviosas y melancólicas, colgaba en la ventana el atrapasueños de plumas y redes, y que esa era la señal de que había una puerta abierta para otro encuentro, el último; o quizás no, porque ella era rubia, esbelta y juguetona y siempre había sido así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cinco + = 6

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>