Compañeros de piso éxoticos

Hace un tiempo mi amigo Rubén colgó en su Facebook una foto de su nuevo compañero de piso, un camaleón de nombre Felipe II (es el segundo inquilino de esta raza que ha tenido en casa). Como no podía ser de otra manera, “pedí hora” para ir a estresarlo con mis objetivos y flashazos. Y aquí están los resultados (:

34/366

Felipe colocado hacia delante pero mirando hacia atrás.



Su dueño lo estresó un poco para que Felipe saturara sus colores (lenguaje fotográfico a tope xD). El pellejo de la patita es porque estaba haciendo la muda ^^

Las dos fotos siguientes son de detalles del bicho, una pata y la cola.

Y aquí Felipe estaba a punto de hacerse con un cacho de lechuga que Ruben le enseñaba (:

Pero Felipe II no vive solo, ni mucho menos!

Hola! Soy una Pogona y vivo con Felipe II

Bueno, en verdad somos dos pogonas!

Y ésta es Lua que, sin duda, debe pensar "qué bichos más raros tengo en casa".

Complicado pillar a animales tan rápidos e inquietos con el macro y unas profundidades de campo tan pequeñas… pero no puedo hacerle nada, me ENCANTA sacarle provecho al 50mm (:

11 comments on “Compañeros de piso éxoticos

  1. joder como te lo curras!!!! La de la pata y la cola, espectaculares!!!!
    Yo de mayor quiero ser como tu, aunque con ser la mitad de bueno me conformo ;)

  2. Muy buenas, tienes muuuuuuuuuuuuuucha razón, es muy complicado sacar estos bichos con estos objetivos pk las profundidades de campo son muy pequeñas. Però te han quedado de muerte. Seguramente si se movian tanto es pk los pusiste nerviosos!! :p
    Yo tengo una pareja de pogonas y un phelsuma (lagartito verde muy chulo) entre otros animales, y se pasan el día tostandose al sol. Eso sí, solo se mueven cuando saben que les vas a dar comida.

  3. La segunda y la última de Felipe II habrían quedado fantásticas sobre fondo negro o muy oscuro. Para la próxima sesión ya sabes.

    El punto de enfoque de la primera de Felipe II no me acaba de convencer, porque se centra entre el ojo y la cresta, y las escamas de la cresta tienen una forma extraña que parecen bokeh, y causa una sensación extraña, como de estar desenfocada. Yo hubiera alargado la profundidad de campo hacia la punta de la cabeza. Sabiendo lo difícil que es enfocar en esas condiciones, me habría ayudado cerrando un poco el diafragma.

    La primera de la Pogona también la veo demasiado corta de DOF. A parte de porque queda la punta de la boca desenfocada y hace un efecto raro, sobre todo por esa escamosa papada y cuello que parece intuirse y que pueden dar un aspecto más terrorífico al reptil.

    De todos modos, ¡las fotos muy guapas! ;)

    • Ahí me has gustado, críticas constructivas power (:
      lo del fondo negro quizás tienes razón, pero era totalmente imposible, el bicho era bastante agresivo y como para marearlo…

      Y lo de las profundidades de campo, ya es algo personal, adoro esas profundidades y aunque muchas fotos tengan que quedar descartas por estar desenfocadas, los resultados siempre me enamoran… así que aunque pueda que tengas razón en algún caso, no puedo hacerle nada, es superior a mí :3

      • Yo también adoro las profundidades de campo cortas, pero a veces respiro hondo y cierro un poquito el diafragma (el de la cámara) para ver más allá. Por ejemplo en los bokehs de luces, si cierras un poco el diafragma dejan de ser circulares y toman formas poligonales según el número de palas del objetivo. En mi caso son heptágonos. Es curioso cómo quedan a veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


6 − cuatro =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>