¡Pero si tiene un carrete puesto! II

Holahola!

El otro día fui a revelar un carrete de la Lomo Fisheye que me había llevado a Italia. Salieron fotos que no recordaba que estaban ahí (y ese es uno de los puntos que me gusta de la fotografía analógica ^^). Hoy os enseñaré las tres fotos que más me han gustado de este carrete:

Un día lluvioso en Barcelona, saqué a pasear la lomo (cosa que no hago muy a menudo, la verdad). Esta foto es una doble exposición. Por un lado mi paraguas y, por el otro, el suelo lleno de hojas (: Muy otoñal todo, no? ^^

El escaparate de una tienda de máscaras de Venezia. Me gustó la imagen porque se reflejaba el sol y las callejuelas venecianas en el cristal y daba efecto de doble exposición (:

Uno de los embaracaderos de la isla de Murano, me enamoraron los palos (ni idea de si tienen un nombre!) a líneas rojas y blancas! (:

Nada más por hoy, gracias por leer! ^^

20 comments on “¡Pero si tiene un carrete puesto! II

  1. Ah… el factor sorpresa cuando revelas un carrete de fotos… Ahora lo han “recuperado” con una aplicación para iPhone. Yo no suelo mirar las fotos que hago hasta que las paso al ordenador, a excepción de aquellas en que dudo por la medición de luz.

    • El otro día hice una sesión de danza y tenía que ir haciendo fotos sin parar, no podía mirar las que hacía y lo pasé realmente mal! Aunque luego, mirando el resultado, fue como descubrir las fotos, me gustó :p

      • Hay mucha gente que revisa cada foto inmediatamente. Creo que así se pierde mucho tiempo, o al menos para mí, que me gusta estar atento a todo para captar el momento. Muchas veces haces una foto con una determinada idea y luego descubres que el resultado supera lo esperado. La sensación, la misma que se tenía antes con la química, hace que cada vez te guste más la fotografía.

      • Depende! Mirar cada foto cuando las haces en estudio pues no es perder tiempo, en mi opinión! Ahora, si sales a la calle (o las haces en estudio improvisando, con niños, animales, movimientos, etc) si que puedes perderte grandes cosas por comprovar fotos (:

        • Por eso te decía “para mí”. En estudio es primordial la inmediatez. Es como en vídeo o cine, que el director pueda revisar el resultado de cada toma justo después de hacerla para poder decidir. Yo soy más de esperar que me sorprendan las cosas que veo cuando voy por ahí, como un cazador. Y después me reconforta comprobar el resultado en la comodidad de casa. ;)

  2. ¿No os habéis fijado en la “magia” que desprenden las fotos en analógico? No se explicarlo… pero tienen ese toque que a día de hoy, las digitales no tienen. Supongo la imperfección. La primera mola mucho, pero la tercera se sale… otra vez un fotograma sacado de una película.

    • Pero es que parte de la magia de las fotos analógicas es tenerlas físicamente en la mano, algo a lo que ya no estamos acostumbrados! (cuando empecé con el proyecto framed, me pasaba raaaato mirando las fotos, porque las tenía físicamente, y me molaba! :D)

  3. Pingback: Mis ojos analógicos | Fill the Frame – Blog

  4. Pingback: Mis ojos analógicos | Fill the frame

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


3 × = tres

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>